Posts tagged ‘anécdotas’

11/02/2014

ALGUNAS DE MIS ANÉCDOTAS EN LA MÚSICA

Hace unos días me reía con un amigo recordando anécdotas de todos estos años en la música. Las tengo de todo tipo. Problemas con el sonido, olvidos de ropa, encuentros frikis con guardias de tráfico…

A mi amigo le parecía divertido y me dijo que lo contara en el blog y como últimamente sólo nos hablan de problemas y tragedias pues allá voy con algunos momentos divertidos.

Gastelo y guitarra

1. Hace años fui a tocar a un garito en Burgos. El dueño era muy simpático, al principio. Hablaba mucho y de todo. Decía que a él no le importaba el cambio climático porque así dentro de unos años su local iba a estar en primera línea de playa. Nos recibió con cariño, nos acompañó al hostal que daba un poco de miedo pero uno en la música está acostumbrado a ver de todo. Bueno, casi de todo. Cuando llegué a la puerta del local se me cortó la risa. Justo en la puerta del local, bien grande estaba el cartel, con mi nombre… pero la foto de otra.

Y yo le preguntaba al tipo, ¿pero de dónde la has sacado? Y el tan pancho decía, de Internet.

Esta otra que os contaré no sé muy bien dónde encuadrarla, si en técnicos, si en viajes, aún hoy no lo sé.

2. La verdad es que todo el mundo sabe que la promoción quema pero con el disco anterior… Yo había ido a una emisora de radio para hacer una de las entrevistas de ese día. La pena fue que hubo un error en los horarios y el programa en el que iba a intervenir se había acabado. Yo me iba cabizbaja y de repente empiezan gritos y gente de un lado para otro. Sólo oía, salir, salir, salir a la terraza. Y yo, pero ¿qué pasa? Y me dicen, un incendio, ya están viniendo los bomberos y la ambulancia. Ay Dios, pensaba. Voy a morir en Murcia, lejos de casa y encima no he hecho la entrevista.

3. Una de tráfico. Un día volvía de tocar y a la altura de Madrid, me paró tráfico. Era el típico coche que se pone delante y en la parte trasera un luminoso te saluda con ” Guardia civil de tráfico”. Pensaban que lo que llevaba en la mano era un móvil pero en realidad era un paquete de frutos secos. Al verme, uno de ellos me dice, pero si eres la del disco…..Y yo le dije, sí. Si quieres te firmo uno, cualquier cosa antes que mi recaudación de la noche anterior se vaya en una multa. Y él me contestó si por favor y otro para mi compañero que va a flipar.

Quizás de la veces que más me he reído en la música ha sido viajando con Rebeca Jiménez. Hemos parado en seco porque atropellábamos a un conejo de esos de campo, hemos tenido que limpiar y hacer las camas en el lugar en el que íbamos a dormir. Hemos llegado a tocar y aparecer con la misma camiseta pero quizás las que más recuerdo por ser más originales son estas dos que paso a contaros.

4. Yo creo que íbamos a Valencia, pero no estoy segura. El caso es que saliendo de la ciudad de repente oímos un ruido en el coche y paramos en plena calle. No había sitio ni para echarse a un lado. Al bajarnos vimos que nos habíamos llevado por delante los típicos conos naranjas de obra. Yo miraba a Rebeca, mientras pensaba: ¡vaya marrón! ¿cómo sacamos eso de ahí abajo ahora? Pues ¡toma ya! veo que Rebeca se quita la cazadora y se dispone a meterse debajo del coche.

Claro, eran nuestros primeros bolos juntas y no me podía quedar atrás y que pensara Rebe que era una floja. Pues allá que nos tiramos en plena carretera debajo del coche a sacarlos. Los coches pitaban. Yo al vernos allí debajo, empezó a darme la risa y se me iba la fuerza y Rebeca sólo decía: “¡pero tira, tira con cojones!” De verdad, que yo no podía parar de reírme pero los sacamos.

Esta fue buena pero quizás lo supere el día que fuimos al aeropuerto destino Suecia o eso creíamos.

5. Rebeca iba a tocar a Suecia y me invitó a acompañarla. Esta podríamos llamarla “Momento mostrador”.

Creo que serían las 7:00 de la mañana cuando llegamos a Barajas. Al llegar al mostrador de internacional, después de haber hecho una larga cola…

Nosotras: Buenos días, tenemos unos billetes a Suecia.

La azafata responde con tacto:  Bueno, muy bien pero no volamos a Suecia. No hay vuelos a Suecia.

Rebeca le explicaba que sí, que a ella le habían enviado las reservas y que era con esa compañía. La señorita nos preguntó los nombres y aparecimos en el ordenador.

-La azafa responde alucinada: “Aquí están, pero ¿dónde van ustedes?”

-Nosotras, insistentes y ya pelín nerviosas:  A Suecia, de verdad. ¡A Suecia!

-La azafata aclara la situación: No, no, ustedes van a Copenhague.

-Nosotras: Pues nos quedamos más tranquilas. No te j…..

-La azafata: ¿Es que no saben a dónde van?

-Nosotras: Pues sí, creíamos que a Suecia.

-La azafata: Pues si quieren ir a alguna parte con nosotros va a ser a Copenhague.

Vaya par de petardas. Rebeca llamó a la promotora donde iba a tocar y le dijo que estaban mal los billetes. La chica de la promotora yo creo que se estará riendo desde entonces porque nosotras íbamos a Suecia, sí pero a Malmo que está al sur y más cerca de Copenhague por eso teníamos también otra reserva del tren que cruza de Copenhague a Suecia.

Vicky Gastelo

5. Y acabo por hoy con una de extraterrestres. En mis primeros viajes a Madrid solía acompañarme mi padre. Un día entre Burgos y Aguilar de Campoo, punto por el que siempre que pasamos nos miramos, le dije a mi padre: “papá, ¡qué raro que tú y yo que viajamos tanto nunca hayamos visto a extraterrestres, a los hombrecillos verdes esos de los que hablan en cuarto milenio”. Justo en el cambio de rasante… dos hombrecillos de verde nos paraban. Yo no podía parar de reírme y mi padre sólo decía: “los de verde, ¡eh! los de verde. ¡Pues mira los de verde! La que nos va a caer.

Como habréis adivinado fácilmente era la Guardia Civil. Paramos y era un control rutinario. Mi padre sólo me decía, cállate que al final nos multan, Vicky por favor, cállate pero yo no podía. Cuando mi padre, entrenador de fútbol sacó el carnet de conducir los policías se fijaron en su carnet de entrenador y le dicen: ¡hombre, si eres árbitro! En ese momento yo ya exploté. Imaginaros que le digan eso a un entrenador.

Otro día más…

Anuncios